El Building Centre, en Londres, muestra en su exhibición titulada “Súper Materiales” innovaciones en la fabricación industrial y construcción como por ejemplo concreto reforzado con bambú, pintura de grafeno, paneles creados a partir de residuos e incluso un violín construido con seda de arácnidos.

A continuación presentaremos 4 de los materiales presentados en aquella exhibición liderada por Lewis Blackwell, quien indica que el futuro de la construcción de edificios está evolucionando para dañar lo menos posible al medio ambiente, por lo que necesitamos materiales que generen energía e incluso limpien el entorno para provocar impactos ecológicos a largo plazo:

 

 

  1. Tablas de cáscara de coco (GoodHout): Madera de origen sostenible fabricada con desperdicios de cocos cosechados que abastece al mercado global con una alternativa de madera libre de formaldehído, reduce la huella de carbono y evita la tala de árboles. La lignina del coco permite una adherencia muy fuerte a las tablas que evita la utilización de pegamento, por lo que es reciclable.

 

  1. Unión de materiales bioreceptivos (BiotA Lab): la mezcla de concreto propuesta es el resultado de pruebas de materiales con diversas proporciones de agregado, cemento y agua que tiene como objetivo hospedar la proliferación de musgos y microorganismos gracias a su superficie porosa para provocar el crecimiento. Los estudios de diseño definen un substrato concreto que es consciente con el medio ambiente y activo.

 

  1. Pulpa de madera que genera electricidad (Xudong Wang, UW-Madison): componente común del suelo parcialmente hecha de nanofibras de celulosa que, cuando se trata químicamente, las nanofibras producen una carga eléctrica cuando entran en contacto con nanofibras sin tratar y produce energía que puede ser aprovechada para encender luces o cargar baterías.

 

  1. Espuma de aluminio estabilizada (Cymat Technologies): producida mediante un proceso patentado y versátil en el que el gas se burbujea en aluminio fundido que contiene una dispersión de finas partículas de cerámica para crear una espuma que luego se convierte en paneles y formas ligeras. Utilizada en las industrias de la construcción, pero también automoción y mitigación de explosiones.