Gardens by the Bay, es una atracción turística y el gran pulmón de la ciudad de Singapur. Su gran atractivo  proviene de la naturaleza; sus jardines, flores, árboles y plantas, repartidas en tres zonas: el jardín sur, el este y el central de la bahía.

Se trata de una extensa zona de jardines, ideados para el deleite de su población y el turismo que reciben. Estas zonas ajardinadas se encuentran divididas por temáticas. Encontramos pues el jardín malayo, el colonial, el chino, el indio, entre muchos otros.

Pero la zona que queremos destacar, y la que llama más la atención de sus visitantes es donde se encuentran los superárboles (Supertree Groove). Se tratan de estructuras de acero de inmenso tamaño, recubiertas de plantas enredaderas alrededor.

En este proyecto tan ambicioso arquitectónicamente, han participado algunos de los grandes estudios de arquitectura.

Un aspecto muy interesante de estos árboles, es que fueron construidos de tal manera que hicieran un aprovechamiento sostenible de la energía. Lo que hacen pues es, aprovechar la luz del día para acumular su energía a través de unas células fotovoltaicas que contienen. La energía que esto genera sirve para autoabastecer todo el parque, dándole iluminación al jardín y energía a los invernaderos.

Otras de las cosas que estos árboles permiten para el aprovechamiento sostenible de la energía, es el recoger el agua de las lluvias. El agua recabada por estos árboles se usa también para el autoabastecimiento, para el riegue y cultivo y para la refrigeración de los invernaderos y grandes construcciones.

Estos jardines han conseguido la fusión de la tecnología y la naturaleza, sin dejar de lado el aprovechamiento sostenible de la energía, dando el ejemplo de como si es posible fusionar tecnología y energías renovables, con tal de aprovisionar y cuidar el medio en el que vivimos.

Photo by Miguel Sousa on Unsplash

Photo by Chen Hu on Unsplash