En los últimos años se está empezando a escuchar bastante el concepto de arquitectura bioclimática, pero pocos conocen su significado. ¿Qué es y en qué consiste? Se podría decir que es una nueva forma de entender la arquitectura ya que, además de buscar el equilibrio y la armonía con el entorno, también busca el mayor aprovechamiento de los recursos naturales para conseguir la máxima sostenibilidad. Realmente, la arquitectura bioclimática no es algo nuevo, solo que ahora se ha hecho más popular debido a la concienciación de la sociedad con el medio ambiente.

Los edificios construidos con esta arquitectura buscan ante todo la sostenibilidad. Pretende reducir el impacto ambiental, también aprovechar al máximo los recursos propios de la zona para buscar esa armonía, combinándola con el ahorro energético, pero siempre manteniendo el confort para sus ocupantes. Cierto es que, para construir este tipo de edificaciones, los costes son más elevados, sin embargo, se trata de una inversión, ya que después ahorraremos en energía consumida y aumentaremos la vida útil del edificio.

¿Qué puede lograr la arquitectura bioclimática? Puede llegar a lograr hogares totalmente autónomos. ¿Cómo? Comprendiendo el funcionamiento térmico de las edificaciones para conseguir un excelente aislamiento que nos proteja del exterior, ahorrando energía en el interior. También estudiando la orientación de las ventanas para aprovechar de forma óptima la luz solar. Así como prestar gran atención a la ventilación y al reciclaje de los materiales. Las energías renovables estarían activas en este tipo de construcciones.

Incluso el jardín de las viviendas está diseñado para aprovechar todavía más los recursos naturales. ¿Cómo se puede lograr? Con la plantación de árboles robustos en lugares estratégicos que protejan nuestro hogar de los vientos o que nos ofrezcan sombra donde la necesitemos. Además, ¡son excelentes reguladores climáticos! Los recursos hídricos también serán fundamentales para la construcción de estos edificios.

En cuanto a los materiales de construcción empleados en este tipo de arquitectura, podemos encontrarnos tanto materiales naturales (piedra o maderas) como artificiales (cemento u hormigón). Y, ¿qué se tiene en cuenta a la hora de construir? Sobre todo, se focalizan los esfuerzos en el clima, la humedad del ambiente y la orografía.

Por tanto, se podría decir que los objetivos de la arquitectura bioclimática son diversos. Pretende aprovechar al 100% todos los elementos naturales y reducir costes energéticos. Apuesta por una construcción ecológica y libre de un costoso e innecesario consumo.