Hoy en día el consumo de energía en España es sorprendente. Cada vez son más las personas y empresas que se ven afectadas por los gastos excesivos asociados a facturas de servicios energéticos. Por tal motivo, poner en marcha un plan que busque reducir el consumo de energía a niveles mínimos sin poner en riesgo el desempeño personal y empresarial es una opción muy acertada. En tal sentido, una auditoría energética es la solución ideal para valorar tus necesidades energéticas y buscar alternativas eficientes que optimicen el rendimiento y disminuyan el consumo de energía.

Las auditorías energéticas realizan un estudio técnico pormenorizado del inmueble, comprobando el desempeño de cada uno de los aspectos a tener en cuenta. Estos estudios técnicos profesionales ofrecen en detalle los puntos débiles y fuertes del consumo de energía del inmueble, permitiendo así tomar todas las medidas necesarias, que sean beneficiosas para la persona o empresa.

Ventajas de poner en marcha una auditoría energética

– Permite realizar un informe detallado de los procesos efectuados en la empresa y su implicación con el gasto energético. A menudo, se piensa que se tiene pleno conocimiento de todas los procesos que se realizan dentro de la empresa, sin embargo, siempre existe algún proceso que se queda atrás. Ya sea un proceso informático, mecánico o manual, un experto podrá identificar cada uno de ellos y proveer soluciones novedosas que fomenten la reducción del consumo de energía.

– Provee un recuento de todas las actividades y labores que se efectúan dentro de la empresa. De esta manera, se puede realizar un estudio de qué parte de la empresa puede ser renovada y actualizada a los nuevos requerimientos del mercado. En ocasiones, se encuentran áreas que no consumen casi energía y en realidad esto no es un indicador positivo, ya que puede indicar un desempeño bajo por falta de herramientas de trabajo.

– Será una inversión que estará vigente por mucho tiempo. Las auditorías energéticas, más que un gasto, son una inversión que dará muchos beneficios a corto plazo. Además, la manera en que se realiza este trabajo garantiza una valoración eficiente que será perdurable en el tiempo. Incluso si anexas nuevos equipos o maquinaria solo tendrás que añadir el nivel de consumo de los mismos al cálculo inicial sin la necesidad de realizar otra auditoría.

– Brinda las alternativas más novedosas para reducir el consumo de energía. En la actualidad existen diversos sistemas y dispositivos que actúan de manera inteligente y usan materiales diseñados para el ahorro energético. Quizás requerirá de una pequeña inversión, sin embargo, esta será recuperada rápidamente con el ahorro en facturas de energía.