Los beneficios de una edificación sostenible son muchos, siempre pensamos en los materiales, decoración pero cuantos se preocupen de los problemas de salud en relación con la hábitat?

La frecuencia de los problemas de salud y asma ha doblado en los últimos veinte años en los países desarrollados. Algunos dicen que podría ser por las condiciones de vida a dentro de los edificios son causa principal. Para ahorrar la energía, nuestras viviendas han sido cada vez más estancas, impulsando así el desarrollo de microorganismos, vector esencial de las enfermedades respiratorias.

Entonces, mientras ir de guerra contra el ambiente, el constructor con una edificación sostenible tiene que respetar los criterios fundamentales que aseguran la salud de los que ocupan la vivienda. El conocimiento del lugar y de la naturaleza de los materiales que usa.

Cuando decimos materiales, hablamos de materiales que no sean tóxicos, reguladores de la humidad y del calor, aislante, etc…

Sobre todo, tiene que ser una edificación sostenible, todos esos principios son los que nos guían hasta una construcción ecológica.

Es importante también tener en cuenta que la bio construcción hace parte de un desarrollo sostenible que nos podemos evitar ahora. El facto de garantizar el bienestar de hoy sin comprometer el de mañana y de las generaciones futuras. Por supuesto, la parte económica es tan importante que la construcción, es decir, hay que aprender una consumición adaptada, y social (no olvidar a nadie). Esos criterios son los básicos del desarrollo sostenible, y cada uno puede intervenir de manera personal y profesional.

Para terminar, no hace falta recordar que la edificación ecológica es el futuro de todos, deseándolo o no, es cuestión que la planeta lo exige así todos lo adaptaran y se desarrollara más que ya lo es. La oportunidad de dominar todo el conocimiento y ser informado es crucial si queremos asegurarnos un bueno futuro.