La bioconstrucción como palabra en sí es reconocida dentro del sector de la construcción, pero aún no está abalada por la Real Academia Española. Como sucede con muchas de las palabras, primero se establece en el habla y luego de desarrolla en el “diccionario oficial” y seguramente más tarde que temprano aparezca, ya que es el presente y futuro del sector a partir del uso de los materiales de bioconstrucción y los beneficios que genera.

La bioconstrucción debe entenderse como la forma de construir de forma respetuosa con el medio-ambiente y con todos los seres vivos, garantizando el equilibro y la sustentabilidad de las futuras generaciones. Para esto se deben tener en cuenta: la ubicación adecuada, la integración en su entorno, diseño personalizado, adecuación de la orientación, materiales saludables relacionado a los materiales de bioconstrucción y acciones que optimizan los recursos naturales.

Si bien en la bioconstrucción se debe observar muchos puntos importantes, los cinco que se destacan son:

  • Ubicación adecuada

Es una de las partes importantes, ya que se podrá aprovechar muchos recursos naturales que ayudarán a bajar los costos. A su vez, se evitará la proximidad de fuentes emisoras de contaminación eléctrica y electromagnética, química y acústica. Es un punto importante que hará que la bioconstrucción sea una salida sustentable e importante para el medioambiente.

  • Diseño personalizado

Dentro de la diagramación del proyecto, es muy importante tener en cuenta las necesidades del usuario y los materiales de bioconstrucción que se vayan a emplear. La importancia de este punto se centra en lograr una adaptación de quien hará uso del edificio, pero también para el entorno medioambiental. Se procurará, en la medida de lo posible, cuidar el efecto “onda de forma”, evitando los elementos excesivamente rectilíneos, con esquinas pronunciadas u otros elementos que dañen con el confort.

  • Programa de recuperación de residuos

A partir del uso de los residuos se puede generar grandes beneficios. La separación de residuos en origen, con el programa de reciclado. La idea es que se realice la reutilización de los sólidos inorgánicos, así como compostaje de los orgánicos.

Se debe tener en cuenta también la depuración de las aguas residuales para su posterior utilización.

  • Implantación de sistemas y equipos para el ahorro

El uso de los materiales de bioconstrucción tenderán a la utilización de los sistemas de captación solar pasiva, galerías de ventilación controlada, sistemas vegetales hídricos reguladores de la temperatura y la humedad.

Preferiblemente muros auto portantes que den inercia térmica, con aislamiento hacia el exterior. En fachadas con fuerte insolación pueden incorporarse pantallas ventiladas. Todo esto hará una eficiencia energética y un ahorro del edificio importante para la bioconstrucción.

  • Empleo de materiales saludables

La utilización de los materiales saludables debe facilitar los intercambios de humedad entre la vivienda y la atmósfera. El edificio debe “respirar”, generando un bienestar interno. Los materiales deberán ser de materia prima lo menos elaborada posible y encontrarse lo más cerca posible de la obra, utilizando los materiales de bioconstrucción que están alrededor. Deben hallarse totalmente exentos de elementos nocivos como asbesto, cloro, entre otros.

En conclusión y haciendo un reduccionismo del concepto general, estos cinco puntos marcan el camino central de la bioconstrucción.

Cursos relacionados:

Máster de Certificación de Diseño Sostenible y Arquitectura Bioclimática.

Máster de Certificación de Diseño Sostenible y Arquitectura Bioclimática

Foto de Samuel Zeller en Unsplash