En la ciudad de Nanjing, China se ha tomado la iniciativa de implementar el diseño de bosque vertical de la mano del arquitecto Stefano Boeri. Las torres Nanjing Green serán las primeras  con estas características de “bosque vertical”.

El proyecto consiste en la construcción de dos edificios (arboedificios), donde diferentes especies de vegetación se plantarán y cubrirán 65.000 pies cuadrados pertenecientes a sus fachadas. Se estima que se plantarán más de 2.500 arbustos y 1000 árboles de especies diferentes nativas. Esto contribuirá a la regeneración de la biodiversidad local.

El objetivo principal del bosque vertical es la reducción de la contaminación atmosférica que sufre hoy en día China. Gracias  a las torres se estima que se absorberán unas 25 toneladas de CO2 al año, generando así unos 60 kg de oxigeno diario. Esto sería el equivalente al oxigeno que puede producir  aproximadamente unos 6000 m2 de bosque.

El arquitecto Stefano Boeri, pretende desarrollar este proyecto en otras ciudades muy contaminadas en china y además llevar el proyecto más allá, y crear ciudades bosque con unos 100 o 200 edificios de similares características, para la reducción de la contaminación.

 

Este proyecto es de suma importancia ya que las ciudades bosque, podrían evitar estos grandes males para la población. Y es que se calcula que un tercio de las muertes en China causa de la gran contaminación que sufren sus ciudades. En su conjunto, esta gran contaminación se debe a las industrias, al consumo de energías fósiles y a los vehículos.

Debido a toda esta problemática, ya son más ciudades chinas que han pretendido incluir proyectos diferentes al de las ciudades bosque. Por ejemplo, encontramos el proyecto del diseñador Daan Roosegaarde, que consiste en una torre de aproximadamente 7 metros, que consigue absorber unos 30.000 metros cúbicos de aire aspirando así la contaminación. Además, como resultado libera un aire un 75% más limpio. Este pues actúa como un gran purificador que funciona a base de energía eólica y que provoca una gran reducción de la contaminación.

La Organización Mundial de la Salud afirma que el 92% de la población del mundo vive en lugares de muy bajos niveles de aire salubre y que, a causa de este dato, unas 7000 personas fallecen cada año.

Estos proyectos, son una buena medida para luchar contra la contaminación en las ciudades, aunque no son ni de lejos la solución. Estas se deben tomar como apoyo a medidas más estrictas contra la contaminación. Está en nuestras manos en apoyar modelos de urbanismo más sostenible para nuestras ciudades, ya que a la larga será un beneficio por el bienestar global.

Cursos relacionados:

Postgrado Arquitectura Bioclimática y Cooperación Internacional; https://www.gestor-energetico.com/arquitectura-bioclimatica-y-cooperacion-internacional/

Materiales Sostenibles – Cálculos y análisis del ciclo de vida (ACV) con Simapro

Photo by Ralf Leineweber on Unsplash