La construcción de edificios a partir de la bioconstrucción es una de las preguntas más frecuentes que llegan al blog. Es por eso que en este artículo desarrollaremos cuáles son los beneficios de la bioconstrucción y con qué materiales de la bioconstrucción es mejor trabajar, a partir de desarrollar la pregunta: ¿Qué debemos tener en cuenta para hacer que nuestro proyecto salga exitoso?

Comencemos:

Estudio del terreno

La primera clave, en una organización cronológica de la aplicación del proyecto, es empezar la idea de la construcción del edificio a partir de un estudio geo-biológico. Aquí se realiza un estudio del terreno desde donde se edificará y en donde se detallará las posibles alteraciones geo-físicas que pueden interferir en los futuros moradores.  No solo esto último, sino que preveé fallas geológicas, capas donde discurren corrientes de agua o campos electromagnéticos producidos por tendidos eléctricos.

Una vez analizado el terreno y habiendo estudiado las características positivas y negativas, relacionado al clima, a la geografía y a la cultura del lugar, se puede comenzar a llevar a cabo un proyecto de una forma más precisa. Esto hará que se esté más cerca de los beneficios de la bioconstrucción, siempre y cuando se cumpla con los materiales de la bioconstrucción, correcto.

Estructura

Una vez que el estudio esté hecho y se empieza a construir, es importante marcar cuáles son los materiales de la bioconstrucción. Si bien no se hará una lista de cuáles debes comprar y cuáles no, las recomendaciones que te damos desde Gestor Energético serán relacionadas a la elección de distintas piedras y el uso de bloques y ladrillos de cerámica. A su vez, saber utilizar la tierra (adobe, tapial, entre otros) y madera (maciza, laminada, entre otros), serán el combo obligado si deseas obtener los beneficios de la bioconstrucción.

Para obtener un buen aislamiento, condición necesaria para no gastar energía en conseguir la temperatura del edificio, es necesario utilizar algunos elementos como: corcho, celulosa, fibras vegetales (cáñamo, madera, lino, paja, algodón, entre otros). A partir de estos materiales de la bioconstrucción, se logrará tener esta característica necesaria, porque la bioconstrucción es una forma de reducir costos de los edificios.

 

A tener en cuenta

A partir de describir la necesidad de tener un terreno estudiado y una estructura creado a partir de los materiales de la bioconstrucción, no debemos olvidar de mencionar los tratamientos que le debemos dar al edificio. Este debe transpirar y las pinturas sintéticas no lo permite, dando una necesidad de humedad constante cuando una persona habita el edificio terminado.

Es por esto que se recomienda utilizar aquellas marcas y pinturas con barnices ecológicos de gran calidad, fáciles de aplicar y con un precio competitivos. Se pueden encontrar en cualquier tienda, pero es necesario y primordial tener esta información, ya que ese será el único costo que se pagará muy caro: el costo de la información.

Por otra parte. Para la bioconstrucción es importante obtener una instalación eléctrica confiable. Esta confiabilidad se basa en tener en cuenta la importancia de disponer de una buena toma de tierra y no colocar cables eléctricos en puntos de alcance o incómodos dentro del edificios.

Para terminar con estas claves y punto importante, la bioconstrucción es trascendental posicionar la estructura según una posición adecuada con estas pautas:

  • Correcta orientación solar.
  • Evitar campos electromagnéticos.
  • Evitar campos eléctricos.
  • Estudio geo-biológico del asentamiento.
  • Evitar alteraciones geológicas fallas y corrientes de agua.

Habiendo hecho este punteo, sobre los materiales de la bioconstrucción para lograr obtener los beneficios de la bioconstrucción, creemos que es necesario seguir circulando esta información para que más personas sepan que con muy poco se puede obtener una calidad de vida mejor. Ese es el objetivo.

Cursos relacionados:

Postgrado Arquitectura Bioclimática y Cooperación Internacional

Postgrado Arquitectura Bioclimática y Cooperación Internacional

 

 

Foto de Sven Scheuermeier en Unsplash