El cobre es uno de los pocos materiales que puede reciclarse muchas veces sin que el material pierda sus propiedades originales. Además este material genera un ahorro energético considerable, de un 80 – 90% con respecto al que se produce en las minas. Actualmente se tiene el dato que 2/3 de los 550 millones de toneladas de cobre producidas desde 1900 están todavía siendo utilizados, según el Instituto Europeo del cobre que ha manifestado en un comunicado donde se manifiesta también la importancia del cobre para la construcción sostenible.

“La elección de las tecnologías y de los materiales adecuados nos permitirá construir ciudades más ecológicas y sostenibles para el futuro. Estas soluciones no sólo beneficiarán al medio ambiente y mejorarán la eficiencia, sino que harán de nuestras ciudades, lugares para vivir de forma más saludable y feliz. La industria del cobre se compromete a ser parte de esta transformación, además de a minimizar en todo lo posible nuestro impacto sobre el medio ambiente”, afirma Bernard Respaut, CEO del Instituto Europeo del Cobre.

 

El cobre para la construcción sostenible en un futuro, será un material que será imprescindible para la creación y para que las ciudades inteligentes y ecológicas del futuro puedan funcionar. Esto se ve reafirmado ya que se estima que para el 2050 la demanda de este material en la UE aumentará en 20 millones de toneladas, lo que supone un incremento anual de media del 14%. Aunque elevado, este aumento en la demanda no supone ningún riesgo de abastecimiento, dadas las reservas de cobre conocidas y los recursos disponibles.

Las ciudades futuras y el cobre

Hoy en día, se ve un crecimiento realmente increíble. Casi el 80% de la población en el conjunto de la Unión Europea vive en alguna ciudad. Este acelerado crecimiento tiene como consecuencias que haya un mayor uso de recursos hasta claro, un aumento de residuos y también de la contaminación. En realidad, las ciudades son las responsables del 70-80% del consumo de energía en la UE y del mismo porcentaje del total de emisiones de CO2.

Como se puede deducir, el cobre para la construcción sostenible desempeñara un rol importante para afrontar retos de sostenibilidad, ya que contribuye a la descarbonización y a una mayor eficiencia energética. Las propiedades de este material, son realmente beneficiosas como “una excelente conductividad eléctrica y térmica, una larga vida útil y la posibilidad de ser 100% reciclado al final de la misma”, estas propiedades lo hacen “imprescindible” en la configuración de ciudades más inteligentes y verdes en un futuro próximo, según explica el Instituto Europeo del Cobre en el comunicado.

Para más información con respecto al cobre en la UE: Instituto europeo del cobre, http://www.copperalliance.es/

Cursos relacionados: Master de certificaciones de diseño sostenible y arquitectura bioclimática

https://www.gestor-energetico.com/master-en-certificacion-de-diseno-sostenible-y-arquitectura-bioclimatica/

 

Foto por Samuel Zeller en Unsplash