Antes de embarcarnos en la elaboración de nuestro portafolio debemos saber qué es lo que buscan los estudios y agencias en ellos. Lee este artículo y conviértete en todo un experto en cómo hacer un portafolio que te ayude a resaltar tus mejores trabajos, ya que para arquitectos y diseñadores lo más importante es mostrar a las empresas sus “obras”.

Para empezar la ESTRUCTURA de tu portafolio debe ser clara. Resalta aquellos trabajos que consideres los mejores sobre los demás. Los trabajos más importantes siempre habrá que situarlos en las primeras páginas, nunca usar el orden cronológico, ya que lo primero es mostrar una pronta buena impresión, se deberá seguir un patrón de mejor y más interesante a menos.

Otro consejo es que desarrolles dos portafolios, el primero de pocas páginas donde aparezcan aquellos trabajos más relacionados con el puesto al que vayas a optar, tu carta de presentación y tu currículo. Este será el que te ayude a causar la buena impresión que dará pie a una futura entrevista. El segundo, debe ser la versión más extendida y elaborada de tus trabajos, este será el que presentes en la entrevista, donde podrás defenderlos.

Los COMIENZOS siempre son difíciles. Debes plantearte usar un software correcto para la recreación de esta tarea. Usa siempre tipografías simples y legibles, además usa tipografías comunes, aquellas que casi todos los ordenadores tienen, con tal de no tener problemas a la hora de mostrar tú trabajo en un ordenador que no es tuyo.

Seguidamente deberías plantearte que CONTENIDO has de incluir. A través del contenido es donde deberás mostrar tus habilidades, para esto no solo muestres las imágenes finales de los proyectos, muestra también: esbozos, imágenes y renders del proceso de trabajo y documentación sobre el diseño y la construcción.

Haz redactados cortos y concisos, solo apoyando a las imágenes que muestres. Puedes hacer fichas técnicas si te es más fácil resumir la información de esta manera. Lo más importante será que aparezcan: el título del proyecto, breve descripción de este, para quien ha sido hecho o los programas utilizados para proyectarlo.

A la hora de hacer una presentación de tu portafolio en formato DIGITAL, asegúrate de donde lo vas a presentar. Si lo haces desde un móvil o Tablet, recuerda reducir el peso de las imágenes, que no tarden mucho en cargarse o la presentación será muy lenta. Para presentaciones ANALOGICAS, recuerda siempre imprimir en muy buena calidad, tanto de imágenes como en el uso de un buen papel…

Por lo que concierne a la  EXPOSICIÓN, no caigas en el aburrimiento, resume, no la hagas monótona, sino la/las persona/as a quienes expongas perderán el hilo y eso no es lo conveniente. Asegúrate de explicar lo más importante y relevante y sobre todo, si has trabajado con alguien más, no te olvides de nombrarle.

Antes de presentar tu portafolio, sería conveniente que practicases tu presentación, esto te dará más confianza y te ayudara a repasar el portafolio.

Por último, recuerda que el lenguaje corporal es muy importante. Procura que tu vestimenta sea la adecuada, de acuerdo al código de vestimenta de la empresa. Si tu expresión es pasiva, no te sientas derecho y correctamente, no mantienes un buen contacto visual con tus receptores etc, por bueno que sea tu portafolio no causaras la impresión adecuada. Así que recuerda, la actitud lo es todo, ¡sonríe y a por ellos!