Esta pieza, diseñada por el CEO de la compañía en tecnología bioquímica Arborea y su equipo, Julian Melchiorri, explora cómo los avances en biotecnología e ingeniería se pueden aplicar a objetos cotidianos y arquitectura para aumentar la calidad de nuestras vidas. El candelabro purifica el aire en el interior a través de la fotosíntesis realizada por microalgas vivientes encerradas en módulos de hojas.

Exhale también es el primer objeto viviente que crece continuamente mientras realiza funciones depurativas impulsadas biológicamente. La luz de la araña ilumina el espacio pero también estimula la fotosíntesis realizada por microalgas diminutas, estos microorganismos vivos se alimentan de dióxido de carbono mientras liberan oxígeno respirable en la habitación. Este proceso biológico realizado por el candelabro establece y explora una nueva relación simbiótica entre el objeto y las personas, en la que los recursos que dan vida se intercambian constantemente, y en el que cada residuo permite los respectivos procesos metabólicos.

El candelabro está conectado a un dispositivo de unidad de soporte vital, desarrollado por los ingenieros de Arborea, que nutre y mantiene viva la cultura de los microorganismos. Arborea es parte del European Institute of Technology Climate-KIC Accelerator y está basada en Imperial Innovations, quienes trabajan exclusivamente con el Imperial College London que ayudan a desarrollar, proteger y comercializar nuevas tecnologías a través de licencias a compañías establecidas o nuevas empresas en crecimiento. Consulta más información y fotos sobre ello en: www.julianmelchiorri.com/Bionic-Chandelier