En la ciudad Francesa de Nantes, ha surgido la iniciativa de construir los muros de lo que será una vivienda de 95 m2, a través de la técnica de la impresión 3D. Este procedimiento se llama BatiPrint3D y ha sido creado por la Universidad de Nantes.

Un robot se encarga de imprimir por capas los muros, con una espuma hecha a base de polímeros. Posteriormente, el robot vierte en medio de esta espuma el hormigón. Esta espuma al endurecerse se convierte en un robusto muro a la par que aislante.

La técnica permite tiempos de construcción mucho más breves, lo que se hacía antes en 3 semanas, solo requiere 4 días con la impresión 3D.

Se calcula que el coste de la construcción de esta casa será de unos 195.000 euros y tras superar las pruebas pertinentes, podrá ser habitada en muy poco tiempo.