Durante los últimos días, el autoconsumo eléctrico fue tema de agenda en los medios de comunicación a partir de la eliminación del término impuesto al sol en España, que se define, de forma rápida, como el monto que el Gobierno de cobraba por utilizar los paneles solares como forma de ahorro.

Escenario previo

Hace exactamente tres años, el Gobierno presidido por el PP aprobó el gravado de impuestos a la energía producida por los paneles solares mediante un decreto. El Ministro de Industria, Energía y Turismo de ese momento, José Manuel Soria, defendió esta nueva norma y lo tituló como un “impulso a las renovables”.

La oposición de ese entonces, consolidada por PSOE, Podemos y Ciudadanos, intentaron retrasar ese proyecto durante dos meses en la Legislatura, con un escenario incierto, pero el oficialismo logró aprobarla y ponerla en vigencia.

Bajo este escenario político y durante tres años, el Gobierno nacional cobró un impuesto a aquellas personas que tenían paneles solares en sus casas o empresas, exceptuando en primera instancia a quienes contrataban una potencia menor a 10 kilovatios.

Pero entonces, ¿qué era el impuesto al sol en España?

Los usuarios se quejaron e implantaron el término impuesto al sol en España, que llegó a los medios de comunicación y se masificó. Y en definitiva era el cobro de la utilización de la luz solar.

Los usuarios de una vivienda promedio, intentaban invertir en su hogar en paneles solares para bajar el consumo de electricidad en un 30%. Se compraban los paneles, como cualquier electrodoméstico, pero en vez de conectar al sistema y gastar energía, alimentaba a la red mediante este recurso renovable y bajaban los costos de la boleta al final de mes.

José Donoso, quien era el director de la Unión Española Fotovoltaica (UNEF), criticó en octubre del 2015 la norma impuesta, entre otros argumentos, por la incapacidad de recuperar inversión de poner paneles dentro de los 15 años que tenía una familia promedio y por la falta de incentivo que para usar recursos renovables.

Veto del impuesto al sol en España

Ante el cambio de Gobierno en junio de este año, el Consejo de Ministros aprobó el pasado viernes 5 de octubre un real decreto-ley que quita el cargo que se impuso a los auto-consumidores de la energía generada y consumida mediante la propia instalación de los paneles solares.

La Ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, reconoció el derecho de los ciudadanos a consumir la energía eléctrica sin pagar el impuesto al sol en España u otros cargos extra, como también incentivó el auto-consumo compartido por parte de uno o varios consumidores.

Además de sacar el impuesto, el Gobierno está simplificando los trámites burocráticos y técnicos para las instalaciones, mediante la eliminación del registro administrativo para aquellas personas que instalen las placas que no superen los 100 kilovatios.

 

Cómo se puede utilizar

Ahora que la política española volvió a dar incentivo la implementación de la energía conseguida a partir de los paneles solares, les daremos un par de ideas en donde se utiliza o se podrá utilizar la energía solar:

Electricidad: Como desarrollamos en este artículo, el más usual es la generación de energía mediante la captación de la luz solar por parte de los paneles.

Agua Caliente: Mediante captadores solares que generan calor, se puede lograr el aumento de la temperatura del agua en los hogares u hoteles u hospitales, que servirá para cocinar o bañarse, a partir de la energía solar.

Regular temperatura: La energía solar podría proveer a los aires acondicionados ecológicos, que bajan o subir la temperatura representando un ahorro de hasta un 70% de energía. Esto lo generan mediante dos métodos: recolección de paneles fotovoltaicos que activan los equipos de frío o mediante colectores solares que producen energía térmica que reduce la temperatura.

Riego: Se puede generar a partir la utilización de bombas solares que permite un óptimo aprovechamiento del agua, incluso en lugares donde no llega la electricidad.

Alumbrado: Mediante su propia autonomía, se puede iluminar carreteras, caminos o jardines, a partir del aprovechamiento de la carga de baterías por la energía solar durante el día y por la noche se enciendan. Es un elemento que también podría estar en lugares remotos, en donde no llega la conexión eléctrica.

Lo que se viene: La tecnología ya creó carros que funcionan con energía solar, aunque no se han popularizado, ni masificado. Pero es lo que más próximo se viene. A su vez, los inventores están trabajando para crear otros elementos que trabajen con este tipo de energía, como computadores portátiles, duchas o bolsos solares, hasta aviones.

 

¿Y tú, qué te imaginas tener que funcione con energía solar?

Foto de Chuttersnap en Unsplash.

Curso relacionado:

Postgrado Arquitectura Bioclimática y Cooperación Internacional

Postgrado Arquitectura Bioclimática y Cooperación Internacional