Estos han sido llamados Solar Squared, y lo que hacen es asegurar el aislamiento térmico de los edificios, además de garantizar la iluminación natural de estos.

 

Han sido creados con la intención de que puedan ser integrados no solo en edificios de nueva construcción sino también en edificios ya existentes, que quieran ser remodelados. Dicen los investigadores que el diseño modular de estos “ladrillos” es completamente escalable según las condiciones arquitectónicas de cada edificio. Además su tecnología simplificada permite incorporar materiales de construcción más convencionales a estos.

 

El mayor problema sobre Solar Squad es su alto precio, aunque cabe mirar el gran beneficio en cuanto a ahorro de energía que pueden llegar a generar, más que el simple echo del precio.

 

De momento estos “ladrillos” siguen en fase de prueba aunque se espera que esta nueva tecnología pueda ver la luz el próximo año.