“Si todos construiríamos con bambú bajaríamos la huella de carbono porque no requiere un proceso industrial”, afirma Lucila Aguilar, arquitecta mexicana que lanzó el manual de este material para la bioconstrucción, donde expone las ventajas y facilidades para trabajar con él, dentro de la arquitectura sostenible.

Lucila Aguilar se describe dentro de su página web de arquitectos como “una transformadora del mundo”, en donde a partir de su estudio pretende modificar la forma de construir aplicando el bambú. La incorporación de este material para la bioconstrucción mejora no solo su alrededor, a partir de bajar la contaminación, sino que da un diseño innovador sin dejar de lado ni abandonar las bases de la bioconstrucción.

“La cúpula del Taj Mahal está
construida con bambú,
imagínense si no es resistente”

El primer acercamiento que Aguilar tuvo con el bambú fue en el sureste mexicano, con un proyecto para Uumbal que consistía en construir una infraestructura para operar en fincas, en donde “tuvo la intención de crear una mejor relación con la tierra y su entorno”. A su vez, esta arquitecta mexicana investigó cuáles podían ser los materiales de bioconstrucción que pudieran aportar ese cambio de consciencia tan necesario: “En ese momento, fue cuando decidimos integrar el bambú y aprender a cómo se construye con este material”, afirmó.

Lucía Aguilar sacó recientemente un manual de Bambú para motivar el uso de la bioconstrucción y para que se imponga este material dentro del mercado, en donde todos los arquitectos puedan saber que hay otras formas de construir. Desde su estudio en la Ciudad de México, nos respondió algunas dudas:

 

– ¿Cuáles son las ventajas más importantes del bambú en relación a otros materiales de bioconstrucción?

-Desde mi experiencia, podría destacar sus propiedades estructurales, comparables al acero y concreto, la ligereza y facilidad para su manejo y construcción; y la belleza natural que aporta al diseño y la baja de contaminación, ya que no requiere un proceso industrial y ayudar a captar el bióxido de carbono.

A su vez, Aguilar finaliza la primera duda de Gestor Energético, con una repregunta: “¿Se imaginan un mundo que en vez de tener tantas fábricas haya bosques verdes en cada esquina para proveer de material?”.

– Para aquellos especialistas que no han trabajado con el bambú, ¿por qué se lo recomendarías?

-La realidad es que trabajar con materiales que se conocen y que son accesibles en la industria de la construcción es más fácil que hacer el esfuerzo para aprender a trabajar y diseñar otras formas poco usadas y poco conocidas en estos tiempos. Y eso es algo que noté, ya que faltaba información dentro del sector. Por eso es importante compartir el conocimiento para que se vuelva más accesible y viable, es por eso que creo importante difundir el conocimiento e ir capacitando personas para que lo sepan trabajar y se vuelva de uso común, lo cual nos beneficiaría a todos. Esto fue lo que me inspiró a crear manuales de bambú y compartirlos con el mundo.

– ¿Cómo definirías a este manual?

-Personalmente lo veo como una semilla para crear un cambio de conciencia. La reflexión de que si seguimos haciendo las cosas de la misma forma tendremos el mismo resultado, que no es muy alentador, ya que estamos en un punto en el que cada acción o decisión que tomamos afecta el planeta en el que vivimos y la realidad que creamos. Creo que una forma diferente nos puede llevar a un resultado más deseable y todos tenemos que contribuir de alguna forma. Y una de esas formas es compartir la información con estos manuales, creando ejemplos que inspire y cambien la dinámica que tenemos para crear un planeta más verde y sano.

“¿Se imaginan un mundo que en vez de tener tantas
fábricas haya bosques verdes en cada
esquina para proveer de bambú?”

-Y para los que trabajan con bambú, ¿qué consejos le darías?

-Acercarse a alguien que lo conoce más que tú. Por ejemplo, en mi caso lo aprendí en poco tiempo con la guía de Jorg Stamm, que tomé un curso con él en una ciudad de México, Puebla, pero también realicé otros cursos que me permitió conocer a personas como John Hardy, quien fundó Green School, una nueva generación con consciencia dentro de la bioconstrucción, en donde crearon su colegio 100% en bambú.

-Ahora, ¿en qué proyecto estás trabajando?

-Estoy impulsando un proyecto de Barrios Turísticos en el sureste de México, en donde estamos trabajando con el gobierno, a partir de la arquitectura sostenible, para integrar viviendas populares y comercios a las zonas de desarrollo cuyo diseño se convierte en atracción turística, integrando el bambú como uno de los materiales de bioconstrucción y marca sustentable.

 

– Actualmente, ¿cómo crees que el sector ve a este material?

-No podría dar mi opinión como una verdad absoluta, pero en general hay mucha resistencia y lo ven como poco viable, como un material que no dura y no sirve. El tema es que el bambú ya se aplicó a la bioconstrucción, pero no estuvo bien desarrollado, ya que insectos y hongos se lo comían, haciendo que pierda muchos de los beneficios.

-Pero en la actualidad ya no es así, ¿o sí?

-Claro que no, ahora hay tratamientos adecuados y económicos que lo hacen viable y protegen al bambú contra la humedad y el sol, dándole la solides que desarrollé. Por ejemplo, la cúpula del Taj Mahal está construida con bambú, imagínense si no es resistente.

Lucila Aguilar sigue desarrollando sus distintos proyectos de bioconstrucción, con el material bambú, que podrán observar en su página web. El manual de bambú es totalmente libre, en donde se debe divulgar para que el sector de la arquitectura sostenible y el de la bioconstrucción sepa que el bambú es un material que trae muchos beneficios.

Por arquitectas como Lucila Aguilar, la arquitectura sostenible es el freno a la contaminación atroz de una gran parte del sector de la construcción y el manual de bambú alimentará las bases de la bioconstrucción para que todos podamos generar un futuro más próspero.  

 

Curso relacionado

Postgrado Arquitectura Bioclimática y Cooperación Internacional

Postgrado Arquitectura Bioclimática y Cooperación Internacional

 

Máster en certificación de diseño sostenible y arquitectura bioclimática

Máster de Certificación de Diseño Sostenible y Arquitectura Bioclimática