La importancia de la bioconstrucción está marcando la agenda del mundo entero por ser una de las soluciones antes los problemas causados por la contaminación y el efecto invernadero. La arquitectura de emergencia es una de las posibles salidas dentro de este paradigma de la forma en que estamos construyendo y la arquitectura responsable fue una de las discusiones en el 1997 que determinó en el Protocolo de Kioto, que desarrollaremos en este artículo.

Si bien pasaron 22 años de aquel día, las consecuencias previstas desde aquel decreto han cambiado para peor. Los gobiernos que asistieron a las conferencias de las Naciones Unidas celebradas en Kioto, Japón, sirvió para poner en la mesa de discusión la cantidad de gases emitidos.

Estos gases provocados por el “efecto invernadero” provocan el calentamiento de la atmósfera terrestre, con un aumento de la temperatura mayor del 0,6 gado en los últimos años. Pero no solo eso, también rompe con las estaciones, ya que se han producido fenómenos importantes y trascendentes dentro del clima. Por ejemplo, en Barcelona para esta misma fecha estaba nevando y en estos días del 2019 los ciudadanos de la ciudad han podido ir a la playa a tomar sol e incluso algunos se han metido al agua.

Estos cambios de clima, hacen peligrar el medioambiente y ponen en peligro el bienestar humano. Para esto, dentro del sector de la construcción, se sigue intentando promover la importancia de la bioconstrucción para mitigar, no solo la contaminación, sino que también la producción de algunos gases, por ejemplo:  el metano (CH4), procedente en su mayoría de la agricultura, y sobre el óxido nítrico (N2O), empleado en su mayoría en fertilizantes.

Para tener un uso del medioambiente responsable, la bioconstrucción es parte fundamental de lograr cambiar esta forma tradicional de construir. No es difícil. Solo es cuestión de información y de una voluntad política que, a partir de los tratados se intenta, pero no llega. No se logra. Si bien Europa tuvo la intención, en donde la Unión Europea estableció un mercado en enero del 2006 basado en la baja de dióxido de carbono, sigue quedándose a mitad de camino.

Pero lo que hay que lograr comprender, es que la importancia de la bioconstrucción se basa en la baja de contaminante dentro de la construcción, pero también oficia y actúa en terrenos donde arquitectura de emergencia es imprescindible. En esta concatenación de sucesos, hay que comprender que la bioconstrucción es parte de la solución para dejar de contaminar tanto el medio ambiente y también la salida para los desastres naturales.

Cuando se generan catástrofes naturales o solo zonas inundaciones o fenómenos no esperados, ingresa el rol en donde la arquitectura de emergencia es la mejor solución, por su eficiencia y su bajo costo. A partir de los recursos naturales del ambiente y del diseño sostenible, se crean soluciones para mejorar la vida.

En conclusión, la bioconstrucción es una pieza fundamental del presente y del futuro dentro del sector de la construcción y es una importante herramienta para mejorar la calidad y el bienestar de nuestra vida.

 

Cursos relacionados:

Arquitectura bioclimática y cooperación internacional

Postgrado Arquitectura Bioclimática y Cooperación Internacional

 

 

 

Palabra clave: importancia de la bioconstrucción; bioconstrucción es; arquitectura de emergencia es;