La normativa europea sobre eficiencia energética, exige a los países miembros de la Unión Europea, que todos los edificios públicos sean edificios de consumo casi nulo. Esto entrará en vigor el 31 de diciembre de 2018 para obras nuevas y para todos los edificios ya construidos deberán serlo a partir del 31 de diciembre de 2010.

Este hecho está ocasionando que profesionales de la construcción y del sector inmobiliario muestren una fuerte intención por la construcción de edificios eficientes energéticamente.

Aun y así, en España, únicamente un 1% de los edificios de nueva construcción cumplen con el estándar Passivhaus.                                                                                                                                                     Un edificio Passivhaus  es aquel que tiene un consumo casi nulo de energía, y por lo tanto permite un ahorro de hasta un 90% en comparación con edificios normales, evita problemas de mohos o condensaciones, da muy buenos resultados en cuanto a confort térmico, disminuye daños ambientales (aquellos que proceden directamente del despilfarro de energía).

Se debe pues divulgar esta práctica y pedir más exigencia a los edificios que no son aun Passivhaus, para que las administraciones y los profesionales de la construcción Españoles tengan más conocimiento y conciencia al respecto.