El diseño sostenible está generando una forma de construir muy eficiente que ayuda a bajar los costos del uso y mantenimiento del edificio, relacionados a los beneficios de la bioconstrucción, en esta articulo veremos seis puntos claves que debemos tener en cuenta para tener un desarrollo exitoso en nuestros proyectos.

1. Ubicación
La elección del terreno es el primero de los principios de la bioconstrucción en donde se centra en la adaptación al ecosistema. El objetivo central es la integración del edificio o proyecto a su entorno, observando y analizando la forma de construir de la zona y la posible evolución.
A su vez, antes de comenzar con el diseño sostenible es importante hacer un estudio geobiológico del terreno para situar la edificación para que no afecte la vida útil del edificio y obtenga los beneficios de la bioconstrucción, que permitirá mejorar la vida y prever consecuencias sociales, bajando los costos del uso.

2. Uso eficiente de las energías
Una de las principales características de bioconstrucción es el aprovechamiento de todos los recursos naturales, a partir de la orientación. Esto permitirá incorporar sistemas pasivos y activos para el aprovechamiento de los recursos naturales del lugar donde se construya el edificio.
Es importante dentro de este apartado, ya que una de las principales funciones del diseño se basa en el uso prioritario de la luz solar, donde el diseño ingresa como un factor importante en el aprovechamiento de este recurso natural.
A su vez, se deberá plantear un buen aislamiento térmico para no gastar energía ni recursos en equilibrar la temperatura dentro del edificio. Este, será uno de los beneficios de la bioconstrucción que se potenciará si se aplican las energías renovables: solar térmica, solar fotovoltaica, minieólica, biomasa, biogás, entre otras.

3. Eco materiales
La implementación de los materiales de origen natural procedente de fuentes renovables, con un ciclo de vida de bajo impacto y fáciles de reutilizar o reciclar, son la base de este principio. El uso de materiales locales es la primera recomendación en la que se debe basar la bioconstrucción y queda –casi- prohibida su recomendación.

4. Uso eficiente del agua
Dentro del diseño del proyecto, el uso eficiente del agua tiene también un peso importante. Luego del estudio de la ubicación, se debe incorporar un sistema de aprovechamiento del agua de lluvia, a partir de sistemas de separación y caracterización. Esta separación permitirá reutilizar el agua para riegos y/o inodoros, bajando el consumo, y, por ende, los costos que genera un edificio.

5. Calidad del aire interior
La ventilación natural permite que el interior del edificio sea saludable. La poca o mala circulación del aire, genera la contaminación del ambiente bajando la calidad de vida dentro de este.
Además de la ventilación natural, es importante utilizar materiales interiores aptos para mejorar la calidad de vida dentro de los edificios como, por ejemplo, escoger una pintura o productos de limpieza con el mínimo de emisión de compuestos orgánicos volátiles y/o sustancias tóxicas.

6. Diseño personalizado
Para el diseño sostenible es muy importante el diseño en que el edificio se desarrolla. Esto se debe generar una personalización de la forma en que se construye, amoldando a las necesidades personales y básicas.
Este último, se genera a partir de lograr un eficiente diseño personalizado en función de las necesidades que pueda a llegar a haber relacionado al diseño ergonómico y funcional de los espacios. Sin olvidar de que un sistema de aislamiento acústico permitiría el uso más adecuado de un diseño sostenible que traer los beneficios de la bioconstrucción.