Actualmente la realidad aumentada hace parte de las nuevas tecnologías que están incorporándose en el ámbito tan profesional que privado. Recordamos que la realidad aumentada es un o algunos elementos físicos tangibles que se combinan con elementos virtuales, logrando de esta manera crear una realidad aumentada en tiempo real.

De hecho, se adapta en muchos varios sectores como la arquitectura, la medicina, la educación…

La cuestión fue ¿Por qué no usar esa tecnología, por ejemplo, para saber cómo quedarán los pilares de un edificio en plena fase de construcción? Mucho más que efectos especiales, esta tecnología revolucionaria la consideramos ahora como una de los mejores grandes desarrollos en este sector con la conectividad que tiene al mundo real.

A de más por tener desde algunos meses las gafas Hololens de Microsoft, que permiten revisar maquetas constructivas o dar vida a proyectos que aún solo existen sobre un plano.

La arquitectura puede cambiar por completa su manera de funcionar. Las empresas trabajan mucho con esta tecnología para optimizar el diseño de los edificios que no solo ofrece un visual, permite también de manipular modelos virtuales sobre estructuras físicas, por lo que, gracias a la superposición digital de los diseños en entornos reales, se evita tener que producirlos físicamente. Así, podemos también pensar en poder comprobar la seguridad de los edificios dentro de poco.

El impulso que da a la arquitectura es enorme, podemos ya pensar en el desarrollo posible que tendrá en algunos años, sobre todo la necesidad de adaptarnos cada uno a una innovación clave de nuestro mundo.