Hoy en día se está trabajando en encontrar materiales de construcción ecológicos que cuiden el medio ambiente y nos permitan tener las mismas funciones e incluso mejores de materiales ya existentes.

El biochar, tambien llamado biocarbón, es un producto de desecho obtenido en la combustión de la madera en hornos de pirólisis para la obtención de energía calorífica. El  50% del material se convierte en energía térmica, mientras que el 50% restante se convierte en biochar.

El biochar ya se está utilizando hace muchos años en el sector agrícola, ahí se usa para tratar el suelo, en el sector ganadero como suplemento alimenticio y además tiene muchos usos más.

El Instituto Ithaka fue el primero en utilizar este producto como uno de sus materiales de construcción ecológicos en 2013, creando un nuevo revestimiento interior mezclado con yeso, que ha obtenido unos excelentes resultados.

Este nuevo material de construcción ecológico destaca por su capacidad para regular la humedad ambiental en los espacios interiores ya que tiene una gran capacidad para almacenar agua, de esta manera logra crear un ambiente agradable en cualquier estación del año. Proporciona un eficiente aislamiento térmico y acústico, además de absorber la radiación electromagnética y reducir la carga electrostática. Es antibacteriano y fungicida, además de reducir la presencia de ácaros absorbe también los malos olores.

Se han estudiado sus aplicaciones como revestimiento para exteriores, incluso como sustituto de aislamientos térmicos proyectados como las espumas de poliuretano, pudiendo alcanzar espesores de hasta 20 cm.

Además de las propiedades mencionadas, la aplicación de este material en exteriores mejora la calidad del aire, convirtiendo a los edificios en consumidores de carbono. Cada tonelada de biochar utilizada evita que aproximadamente el equivalente en peso de CO2 vuelva a la atmósfera.

Pero el biochar no sólo se presenta como materia prima para formar parte de revestimientos, también está siendo investigado su uso en la producción de ladrillos, mezclado con cemento, cal o barro como aglutinante. Los resultados obtenidos hasta el momento prometen mucho ya que han logrado alcanzar densidades relativamente bajas y una elevada resistencia a compresión.

Vemos como hoy en día los materiales de construcción ecológicos no presentan desventajas frente a los materiales que estamos acostumbrados a ver o utilizar, esperemos que estos puedan ser cada vez más difundidos y que las personas del sector tomen conciencia que el medio ambiente se tiene que cuidar y puedan buscar materiales de este tipo de alternativas para sus proyectos.

Cursos relacionados:
Máster de certificación de Diseño Sostenible y Arquitectura Bioclimática
https://www.gestor-energetico.com/master-en-certificacion-de-diseno-sostenible-y-arquitectura-bioclimatica/

Foto por Milivoj Kuhar en Unsplash