El grupo socialista luchaba ya hace algunos meses para que algo sea creado en favor de una ley contra el cambio climático, para mejorar el consumo global de las energías. Un informe que tendrá que ser listo por los 14 miembros que ha elegido el Gobierno más especialmente el consejo de ministros sobre una transición energética. Sobre la manera de elegir, todavía muchas preguntas surgen y se mesclan sin realmente tener respuestas claras. Los ecologistas habían pedido de hacer parte de los expertos, e insistieron sobre la importancia sobre la urgencia de la lucha contra el cambio climático, y lo “inconcebible” que el Gobierno les “olvida”. Sin embargo, es un real avance en favor de la lucha contra el cambio climático. Seis meses, es la duración que tienen los expertos para preparar el informe sobre la transición energética.

Los objetivos son varios, es decir, proponer soluciones para mejorar el medioambiental, bajar el consumo de carbono, encontrar un tipo de combinación con lo cual podemos revisar el consumo en favor de la ley de cambio climático y transición energética. También, incluir energías renovables hace parte de los objetivos. Tener un consenso mejor, adoptar poco a poco vehículos eléctricos, tener cuenta de las posibilidades de creación de empleos en un nuevo sector que es el renovable, ahora es posible. Muchos empleos todavía no existen y hemos llegado a un punto donde es necesario de pensar diferente y adaptarse en desarrollar la manera que tenemos de trabajar y de consumir de momento.

En particular, la idea es más hidráulica y menos carbón, más eficiencia, sostenible y medioambiental, son palabras que escuchamos hace algunos años ya, pero ahora será presente y futuro. Tenemos que recordar que el consumo total en el mundo alcanza los 46% en petróleo, 18,6% en gas y solo 11,5% en renovables. Justo detrás viene el nuclear, carbón y para terminar la hidráulica. Ahora, los objetivos son de placer el renovable en primera posición.

Después de los seis meses, el grupo de especialistas tendrá que presentar el informe al Ministerio de Energía que lo pasara al Consejo de Ministros. Luego, el Gobierno lo enviara al Congreso para que cada uno se pronuncia. Esperando que ayudara a cambiar el conciencio de los responsables políticos y de los consumidores, necesitamos leyes que sean sostenible también y que corresponden con las esperances de todos.