Si alguna vez escuchaste hablar del término “Passivhaus” pero no sabías lo que era, en este artículo te explicaremos que es.  El término “Passivhaus” viene del alemán y significa casa pasiva. Es el término que se utiliza para darle nombre al sistema de estandarización, emitido por el “Passivhaus Institut alemán”, bajo el cual todas las construcciones pasivas tienen que cumplir ciertos requisitos para ser clasificadas como “Passivhaus”.

El término “Passivhaus” se originó a partir de una conversación en el año 1988, entre los profesores Bo Adamson de la Lund UniversitySuecia, y Wolfgang Feist del Instituto de Vivienda y Medio Ambiente alemán.

Pero, ¿Qué es una “Passivhaus”?

Las casas pasivas o “Passivhaus” son unas viviendas creadas para mantener las condiciones atmosféricas ideales en su interior logrando así un ahorro energético que oscila entre el 70% y el 90% respecto a una vivienda convencional. Son construcciones que deben contar con un aislamiento térmico óptimo en sus paredes exteriores, rotura del puente térmico –que evita que la cara interior y exterior de una ventana tengan contacto entre sí para eliminar la pérdida de calor-, ventilación mecánica con recuperación de calor y ventanas y puertas de altas prestaciones.

Beneficios de las casas pasivas o “Passivhaus”

Las casas pasivas o “Passivhaus” son un ejemplo claro de sostenibilidad. Además que económicamente estas construcciones tienen muchas ventajas frente a otras, en el ámbito social y medioambiental también. Muchos estudios afirman que estas casas con el término “Passivhaus”, son muy beneficiosas en el plano de la salud para los habitantes, ya que gracias a la incidencia de la luz solar, la renovación inteligente de aire y el uso de materiales naturales y por lo tanto, menos contaminantes ayudan a prevenir enfermedades y a reducirlas también, incluyendo infecciones en vías respiratorias y favoreciendo a personas con asma.

Cursos relacionados  – Curso de Estándares Passivhaus y nZED

https://www.gestor-energetico.com/passivhaus-nzeb/

Photo by Étienne Beauregard-Riverin on Unsplash