Existe una pequeña ciudad al norte de los Estados Unidos llamada Burlington, que solo se abastece de energías renovables. Esta tiene alrededor de unos 43.000 habitantes y consta de una pequeña central hidroeléctrica en un rio cercano (rio Winooski), que les proporciona 7,4 MW.

Para esta pequeña ciudad ha sido un gran pero costoso cambio y todo ha sido posible gracias a la participación ciudadana a todos los niveles y siempre invirtiendo un gran compromiso a nivel personal y social.

Gracias a todo este trabajo y a su abastecimiento completo con energías renovables, es considerada una de las mejores ciudades para vivir en Estados Unidos.

A día de hoy esta consta de un uso de diferentes energías renovables muy variado, liderándolas se encuentra la biomasa con un 45% de su uso, seguida de la hidroelectricidad con un 30%, la eólica con un 24% y la solar con un 1%. Cabe destacar que obviamente cuando suceden picos de energía les es necesario la utilización de energías no renovables.

Todas estas energías son posibles también en parte a tratarse de una población que se sitúa en una zona rural, cosa que les permite mayor y fácil acceso a los diferentes recursos naturales.

Otro de los condicionantes a la viabilidad de este proyecto es la concienciación hacia las energías renovables de su población. Según el Centro de Investigación Pew, el 65% de los habitantes de Estados Unidos, creen que se debe dar prioridad a las energías renovables como la eólica o la solar, mientras que solo un 27% de toda su población total, piensa que deberían seguir usando energías no renovables y contaminantes tales como el petróleo, el gas natural o el carbón.

Se debe pues tomar ejemplo de conciencia de esta ciudad i aprovechar todo aquello que la naturaleza proporciona, para así reducir en gran medida su deterioro y aumentar el bienestar de la población.

Cursos de Gestor Energético relacionados: Energías Renovables. Sistemas Activos Photo by Julian Wildner on Unsplash